Fractura del boxeador

El nombre de esta fractura, se debe a que la persona se siente enojada y frustrada y la ira de la situación le llevan a golpear con el puño cerrado objetos solidos como puertas, pared, mobiliarios. También se le conoce como.

El ángulo en que se produce el golpe no es completamente recto, es decir que la superficie y la disposición de los nudillos no es completamente paralela, sino ligeramente divergente, por lo que el impacto más severo se centra sobre la cabeza del quinto metacarpiano el cual por medio de un mecanismo indirecto fractura el cuello o la diafisis del mismo.

Al observar la mano se ve una ligera deformidad, desaparición del quinto nudillo al cerrar el puño.

La fractura requiere tratamiento adecuado y en algunos casos quirúrgico.