Dorso Curvo Juvenil (Scheuermann)

La hipercifosis torácica juvenil es una deformidad que se descuida frecuentemente. En los niños y los adolescentes un dorso redondeado se acostumbra a considerar como una alteración postural casi propia de la edad. Sin embargo, la hipercifosis puede estar en relación con alteraciones estructurales importantes de la columna vertebral, como en la enfermedad de Scheuermann.

Si estas alteraciones no se descubren pronto y se tratan oportunamente, se establece una deformidad permanente, que puede ser importante. La enfermedad de Scheuermann es benigna en si y en su período de estado puede no molestar al paciente. En cambio, sus secuelas tardías son dolorosas e invalidantes.

La cifosis juvenil de Scheuermann es una cifosis aumentada, redondeada y fija que se desarrolla en los años de la pubertad, aunque el proceso puede haber empezado antes. Está producida por una deformidad en cuña de una o más vértebras, que muestran además otras alteraciones radiológicas.

A pesar de que este proceso no es raro, su etiología no ha sido establecida. Desde su descripción en 1920 se han publicado multitud de trabajos con hipótesis etiológicas muy diversas. Se han descrito y documentado alteraciones metabólicas, endocrinas, desequilibrios del crecimiento, etc. Las dos teorías clásicas que más interés despertaron fueron la del propio Scheuermann y la de Schmorl.

Sea cual sea la causa íntima, la deformidad está producida por una detención o enlentecimiento del crecimiento encondral en la parte anterior de los cuerpos vertebrales.

La enfermedad se manifiesta antes o durante la pubertad, entre los 12 y los 15 años de edad, aunque las lesiones básicas anatomopatológicas podrían iniciarse antes.

La enfermedad de Scheuermann se desarrolla muchas veces de forma silenciosa. Los síntomas iniciales suelen ser el dolor y la deformidad.